Only the horses.

 

Y es en medio de la penumbra cuando más claro lo veo:
la idea que brota de la herida que no quiero que cicatrice
(no deja de ser un símbolo de la batalla) recobra vida, y fuerza,
y vigor, y deseo, y hambre, sed
y otros pecados capitales.

Y sonrío por fuera, mi mente hace miles de kilómetros por segundo,
y me estremezco por dentro,
como lo hacíamos cuando nos abrazábamos,
o cuando retozábamos, o cuando nos derramábamos,
o cuando, apenas, caminábamos de la mano.

La lluvia me hace recordar ese paraíso,
me hace tener morriña de un lugar del que no soy,
en el que apenas estuve,
pero al que siempre pertenecí por tu culpa,
y por la de tu sonrisa enjaulada por vanidad.

Hoy suena Britten,y anteayer eran los Moody Blues, o los Scissor Sisters.
Pero me es indiferente, porque en medio de la bruma,
de los nervios y de la cafeína,
la idea visceral que no dejo ir es pasado y es futuro,
y, sobre todo, es un presente al que sólo nos llevan ellos,
galopantes corceles.

Anuncios
Publicado en poesía | Deja un comentario

Dudas.

A veces tengo la tentación de buscarte,
de forzar ese indeseado encuentro,
de mirarnos y engañarme, o quizá engañarte,
y observar la reacción indeseada de tu párpado izquierdo,
o de esa parte de tu labio que tanto recuerdo.

Son sólo segundos de duda, de infracción
de un código ético autoimpuesto
que tiene fecha de caducidad,
y que se resiente cuando paso cerca de tu casa,
o de ese lugar al que solíamos ir, o, sencillamente,
del lugar donde tuvimos la última pelea,
o de ese banco que profanamos.

Pienso que nunca podremos ser los mismos,
que por suerte no podemos entrar
dos veces en el mismo río.
Que nada tiene arreglo,
que nada cambiaría aunque tú dieses más
y yo menos, o tú menos
y yo más.

Pero, a veces, de noche, el instinto se despierta,
la memoria se retuerce y me la juega,
y siento incontenibles ganas de estar,
aunque sea por un instante de funestas consecuencias,
a tu lado.

Publicado en poesía | Deja un comentario

¿Qué será del Senado de EEUU en 2014? Panorámica en agosto de 2013(I)

Como ya hemos comentado en With The Voices, las próximas mid-term elections de noviembre de 2014 marcarán la recta final del mandato de Obama, caracterizado desde enero de 2011 por un Gobierno dividido, puesto que, frente a una Casa Blanca demócrata, una beligerante mayoría republicana controla la Cámara de Representantes, mientras que, por ahora, una relativamente cohesionada mayoría demócrata controla el Senado. Dado que es muy difícil que la mayoría de la Cámara de Representantes cambie hacia los demócratas, como explicamos aquí, el quid de la cuestión no es otro que saber si el legislative branch del Gobierno de Estados Unidos se hará completamente republicano o si seguirá dividido.

De los 35 escaños en liza (el Senado se renueva por tercios cada 2 años, si bien en esta convocatoria se añaden las elecciones especiales de Hawaii y Carolina del Sur), 21 están ahora mismo en manos del Partido Demócrata, y 14 en manos de los republicanos. Esta composición, ligeramente desequilibrada en favor de los demócratas, no tendría especial relevancia de no ser porque la inmensa mayoría de los 14 escaños senatoriales del Partido Republicano están en lugares muy conservadores, por lo que no se consideran en juego, mientras que muchos de los escaños actualmente demócratas se ubican en lugares en los que los republicanos tienden a obtener muy buenos resultados o en los llamados purple states, estados que a veces votan republicano y a veces demócrata. Ello hace que estas elecciones de 2014 se consideren previsiblemente buenas para el Partido Republicano, y previsiblemente negativas para los demócratas, que más que a ganar, han de jugar a defender lo que ya tienen (una holgada mayoría de 54 escaños sobre los 100 que componen la Cámara).

Estos son algunos de los escaños en liza que más nos darán que hablar, si bien no todos, porque para mejor comprensión y explicación he decidido dividir la entrada en varias partes:

ALASKA: Tras años sin Senadores demócratas en un estado sólidamente conservador, Mark Begich, anterior alcalde de la ciudad más poblada del estado, Anchorage, derrotó a Stevens, Senador republicano desde 1970, por un puñado de votos en 2008. Después de años considerándolo como objetivo prioritario, parece mostrar un confortable aunque no muy amplio margen en las encuestas, máxime cuando todavía no tiene rival: el partido republicano ya tiene dos candidatos: el Vicegobernador de Alaska, relativamente moderado, y el candidato del Tea Party, Joe Miller. Pero estas primarias republicanas podrían ser aún más entretenidas: Sarah Palin, antigua gobernadora y candidata a la Vicepresidencia en 2008, musa y líder del Tea Party, dice estar pensándose la candidatura. Ello atraería aún más el foco nacional a Alaska, un entorno que parece enorgullecerse mucho de su independencia (hay muchos votantes no alineados entre ambos partidos). Pero, por ahora al menos, parece que el escaño sigue siendo demócrata.

ARKANSAS: La tierra de los Clinton he de reelegir (o no) a Mark Pryor, demócrata centrista/conservador (no ha aprobado algunas medidas clave, como la difunta ley sobre control de armas) muy popular anteriormente (tanto que el partido republicano optó por no presentar alternativa en las elecciones de 2008). En un lugar en el cual Obama es muy impopular, los republicanos ven posible derrotar a Pryor, que lleva dos legislaturas en la Cámara. Ya hay rival declarado, favorito además de la mayoría de los sectores del GOP: Tom Cotton, freshman de la Cámara de Representantes (salió elegido en 2012), Veterano tras haber luchado en Irak y Afganistán, muy conservador (Club for Growth ya ha salido a apoyarle)pero sin el matiz libertario en política exterior y de Defensa que asusta a buena parte del establishment republicano. La primera encuesta desde que Cotton entrase en liza es apretada, puesto que Pryor no llega al 50%, y no tiene demasiada ventaja sobre su competidor, mientras que una encuesta posterior da a Cotton una ventaja de 2%, dentro del margen de error. Además, el Senador tiene mucho dinero gracias a su continua labor como recaudador de fondos, por lo que tiene dinero suficiente para plagar Arkansas de anuncios, publicidad, asesores y activistas. Los primeros anuncios ya circulan en ambos sentidos: disfrutadlos.

GEORGIA: Saxby Chambliss, senador republicano, decide retirarse y no aspirar a un tercer mandato. En un estado conservador ma non troppo (Obama sólo lo perdió por 8 puntos porcentuales en 2012), esto abre espectaculares expectativas para los republicanos que aspiren al puesto, dado que ganar las primarias supone casi automáticamente ganar el escaño posteriormente. Ello ha hecho que, a día de hoy, ya haya al menos cinco candidatos del lado republicano: tres Representantes, Broun, Gingrey (ambos asociados al Tea Party y con declaraciones explosivas a sus espaldas sobre aborto, violaciones, evolución, y demás) y Kingston (que no pertenece al Tea Party pero también tiene declaraciones polémicas en su registro), una antigua responsable estatal, Karen Handel, y un activista conservador. Los demócratas esperan que esta primaria merme las posibilidades del candidato que las gane ante los ataques desde su propio partido, y están tratando de encontrar candidato o candidata que pueda ser competitivo en un lugar conservador pero no tanto como para no poder competir. Michelle Nunn, empresaria e hija de un antiguo Senador demócrata, pero que nunca se ha presentado a un cargo público, es la favorita del lado demócrata. Las primeras encuestas, habida cuenta de la dificultad para ubicar un candidato claro en el lado republicano, muestran que es un asiento competido, puesto que Nunn aparece empatada con algunos de los posibles rivales, y supera, aunque con ventajas dentro del margen de error a los más ultras. ¿Estaremos ante un Todd Akin versión 2014?

HAWAII: Hawaii es demócrata por grandes márgenes de voto. Por tanto, la cuestión no es en qué lado del tablero político quedará, sino quién será el Senador. Tras la muerte del longevo Inuoye, las normas legales del estado hicieron que su Gobernador (demócrata también) nombrase un nuevo Senador para cubrir la vacante, eligiendo a Brian Schatz, su vicegobernador. Pero Colleen Hanabusa, Representante por uno de los distritos de Hawaii, apoyada por muchos sectores del partido y potentes lobbies como Emily List, ha decidido retarlo en primarias. Las encuestas sobre las primarias demócrata dan resultados muy similares, con ligerísima ventaja de Schatz, al que ya ha defendido el ex-vicepresidente y antiguo candidato presidencial demócrata Al Gore. Hemos de seguir viendo la evolución. Posteriormente, el que gane se enfrentará a un republicano, sin que parezca previsible que pueda ganar.

KENTUCKY: este Estado, también conservador pero no tanto, es representado por Mitch McConnell, Minority Leader de la Cámara Alta, desde mediados de los años ochenta. Impopular entre sus votantes, y considerado por ciertos sectores conservadores como demasiado tibio, pero muy experimentado y con un apoyo financiero impresionante, busca la reelección a toda costa. Tras haberse reconciliado con el Tea Party a través de la alianza con el otro senador de Kentucky, Rand Paul, parece que va a evitar ser retado en primarias desde su derecha, al menos por alguien relevante. Los demócratas, tras un intento fallido de ubicar como candidata a Ashley Judd, una famosa actriz, han conseguido que Alison Lundergan Grimes, la actual Secretaria de Estado de Kentucky, se lance a retar a McConnell, con unas perspectivas demoscópicas relativamente buenas, y muy bien valorada por la ciudadanía de Kentucky. Como bien apuntan por aquí, la tendencia favorece al partido republicano, pero la impopularidad de Mitch McConnell, y la aparición de un rival por su derecha, Matt Bevin, apoyado por algún grupo conservador, pueden hacer que unas encuestas, que por ahora son variopintas, se tornen apretadas y haya opciones para derrotar al Líder de la Minoría Republicana. Por ahora, Grimes está teniendo una buena campaña, sólo apoyada por demócratas de Kentucky (Gobernador, Vicegobernador, etc…) para evitar que se la asocie a Obama, no muy popular por la zona, y McConnell ha de apagar su primer fuego: se ha filtrado una grabación el jefe de su comité de reelección dice estar “tapándose la nariz” hasta poder actuar a partir de 2015 en la campaña de Rand Paul.

Publicado en Estados Unidos, Movimientos a seguir | Deja un comentario

La batalla 2016 comienza: Hillary versus…

Estados Unidos, como ya he dicho en otras ocasiones, es el “reino” de la política. Desde que Obama ganase sus segundas elecciones y pudiésemos observar que no ha sido una excepcionalidad histórica y el Partido Republicano ha perdido su segunda elección presidencial de la era post-Bush, las quinielas han comenzado. Del lado demócrata, hay una clara favorita (como hubo para 2008, por cierto), mientras que del lado republicano, como se ha podido observar en estos días en la gran feria de ultramontanismo y conservadurismos varios que es la CPAC, es actualmente un galimatías que, no obstante, permite observar ciertas tendencias, a la espera del grandísimo test que supondrán las mid-terms de 2014.

imagesEn el lado demócrata, nada nuevo bajo el sol: como ya ocurriese tras las presidenciales de 2004 en las que el ticket Kerry-Edwards fracasó en su intento de alcanzar la Casa Blanca, hay una clara favorita, que no es otra que Hillary Rodham Clinton. Poco hay que decir que no sepamos ya sobre ella: Primera Dama entre 1993-2001 con un destacado rol político como esposa de ese viejo rockero llamado Bill Clinton, senadora por el Estado de Nueva York (dos victorias arrolladoras a sus espaldas, algo relativamente fácil desde hace unos años en ese estado), candidata derrotada por el actual Presidente en las primarias demócratas de 2008 y ya retirada Secretaria de Estado (la versión estadounidense de nuestros ministros de Asuntos Exteriores). Tiene tras de sí toda la popularidad (y apoyo) de su marido y de destacadísimos líderes del partido, un conocimiento profundo de las estructuras territoriales del Partido Demócrata, un clarísimo apoyo de las bases demócratas y una aceptación nacional bastante notable…. como ocurría en 2008. Quizá esta vez no ocurra lo mismo y, de lanzarse a la nominación, la consiga, pero hay diferentes cuestiones a tener en cuenta, entre ellas su edad: Hillary tendrá 69 años el día de las Presidenciales de 2016 (justo como Reagan al ganar en 1980), y eso puede jugar en su contra: los últimos tres presidentes fueron elegidos para el cargo con 47, 54 y 47 años, respectivamente. De John McCain, candidato republicano en 2008 con 72 años el día de las elecciones, se dijo mucho sobre su edad. Además, veteranos líderes demócratas (especialmente Senadores y Gobernadores) podrían tratar de conseguir la nominación: desde el actual Vicepresidente Biden (que tendrá 74 años para 2016) hasta la flamante recién elegida Senadora Senior por Massatchussetts, Elizabeth Warren (poco probable pero muy popular), pasando por los Gobernadores Malloy (Connecticut), O’Malley (Maryland), Cuomo (Nueva York, el más citado en encuestas tras Rodham Clinton y Biden), Patrick (afroamericano de Massatchussetts) o los Senadores Warner (Virginia), Klobuchar (Senadora por Minnesotta) y Gillibrand (Senadora de Nueva York). No habría que destacar viejos conocidos, como Bill Richardson, John Edwards o Dennis Kuchinich. Veremos cómo se va desarrollando la historia, especialmente si Hillary decide confirmar lo que tantos ya le piden públicamente.

130316_cpac_compyLa cuestión en el Partido Republicano es bien diferente. A la difícil situación en la que se encuentran tras perder dos elecciones presidenciales seguidas y con la actual división en múltiples tendencias (desde los cada día más minoritarios moderados hasta los grupos en torno a los idearios libertarios del Tea Party) se une que los republicanos siguen siendo muy fuertes a nivel estatal. Ello significa que hay múltiples tendencias deseosas de encontrar su voz y su representante, y múltiples Gobernadores y Senadores muy bien posicionados. La saga Bush podría volver a tener otro candidato: Jeb Bush, antiguo Gobernador de Florida y muy bien relacionado con los latinos y otras minorías, tan necesarias para ganar hoy unas elecciones nacionales. El Tea Party tiene sus propias apuestas: tras fallar estrepitosamente en 2012 con Michelle Bachmann, un latino, Marco Rubio, Senador por Florida, joven, rabiosamente conservador cuando tiene que serlo (pero capaz de virar sus ideas, o directamente cambiarlas, sin llegar a lo Mitt Romney) y un WASP, Rand Paul, Senador por Kentucky, representante del ala más libertaria del Partido(aislacionismo, restricción en los presupuestos de defensa, etc…). La apuesta moderada parece ser la que encarna Chris Christie, gobernador de New Jersey, que ganó enteros con la ciudadanía estadounidense en general al reconocer a Obama su buena gestión ante el Huracán Katrina a pocos días de las presidenciales de 2012… lo que enfadó muy mucho a las bases republicanas. Otro Gobernador a tener en cuenta es Scott Walker, de Wisconsin, pero no parece tener números sólidos detrás (ganó las elecciones a Gobernador en 2010, con un 52% de los votos). No es descartable la vuelta a la política presidencial de viejos conocidos como Rick Santorum (del ala más religiosa y sureña), Rick Perry (Gobernador de Texas), John Huntsman Jr. (moderado y mormón… a la vez), Tim Pawlenty (antiguo Gobernador de Minnesota) o Newt Gringich (antiguo Speaker). La opción de Paul Ryan, candidato vicepresidencial de Romney, parece haberse agotado en parte, aunque queda mucho para asegurarlo. Las sorpresas del lado femenino del GOP podrían provenir de Sarah Palin, musa del Tea Party antes de la misma existencia de éste y la antigua Secretaria de Estado Condolezza Rice. El punto exótico tras el CPAC lo ha puesto Ben Carson, neocirujano del John Hopkins que nunca ha ostentado cargo electo alguno (lo que históricamente lo excluye: todos los presidentes republicanos desde Eisenhower han sido o Vicepresidentes o Gobernadores), muy conservador pero que (oh,la,la) se muestra a favor del control de armas semiautomáticas en ciudades, lo que lo convierte en una especie de demonio para el sector NRA del Partido Republicano.

Como ocurriese durante las primarias republicanas de 2012, en las que cada semana y media cambiaba el favorito mientras Romney avanzaba lenta pero inexorablemente hacia la nominación, no hay ahora mismo un candidato especialmente destacado (hoy le toca el turno a Rand Paul, por poco). Pero todo puede cambiar, especialmente a partir de 2014, y la ya sobrecargada lista de posibles podría aumentar. Como ocurriese en 2008, Hillarry Rodham Clinton es la muy-favorita para el Partido Demócrata, pero nada impide que pueda aparecer alguien más joven, muy brillante y con una especial conexión con una minoría importante (¿podría ser un latino de California o Texas?), aunque parece poco problable por la falta de representantes de minorías prominentes entre Gobernadores y Senadores demócratas.

Queda mucho tiempo. La favorita puede ser descabalgada por diferentes factores. El GOP puede empezar a ver la luz e ir ubicando un favorito (poco probable a estas alturas), o puede ir a peor (lo más probable). Pero creo que estos nombres que hemos señalado son los que debemos tener muy en cuenta, si bien es seguro que se añadirán más, especialmente en el lado republicano.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Obama y el control de armas como estrategia política para 2014.

Hoy he escuchado que Barack H. Obama, flamante presidente reelecto de los Estados aptopix-obama-connecticut-school-shooting.jpeg-1280x960Unidos, se encuentra con dificultades en el comienzo de su segundo mandato. Se referían a las dificultades que Obama va a tener para sacar adelante nueva legislación sobre el control de armas por la oposición de una Cámara de Representantes de mayoría republicana y por ciertos senadores demócratas sureños.

La cuestión es que en los medios de comunicación españoles, salvando contadísimas excepciones, se tiende a analizar la política estadounidense bajo los parámetros y el infumable prisma de la política española, lo que conduce a equívocos.

En España hay un continuum electoral-partidario que permite asegurar gobernabilidad a nivel estatal, como buen sistema parlamentario que es: hay elecciones generales, se elige el Congreso, y se vota un presidente bajo una férrea disciplina partidaria consecuencia del sistema electoral basado en listas cerradas y bloqueadas. Fin. Pero en Estados Unidos no sucede igual: que un Presidente de un partido gane las elecciones no significa que pueda mandar sobre el Legislativo, como a efectos prácticos ocurre en España. Ni mucho menos.

Obama ganó las elecciones de noviembre de 2012, aunque al Partido Demócrata no le fue igual de bien en todas las elecciones de ese día: si bien en el Senado mejoraron su posición (unas elecciones que muchos daban como favorables para los republicanos fueron todo lo contrario) en dos escaños, ampliando su mayoría, en la Cámara de Representantes no obtuvieron las ganancias netas necesarias como para dejar de ser minoría. En definitiva: el 113er Congreso comienza en una posición similar a la del 112º, con matices (menos peso del Tea Party en la Cámara y más demócratas liberales en el Senado).

2014 es otro cantar. No habrá elecciones presidenciales, pero se renovarán tanto la totalidad de la Cámara de Representantes como un tercio del Senado (más dos elecciones especiales derivadas de la renuncia de un senador republicano de Carolina del Sur y de la muerte del veterano senador Inouye, de Hawaii). De todos esos escaños del Senado a renovar, 21 son ocupados por demócratas y 14 por republicanos. La cuestión es que al menos 7 de los escaños en juego pertenecen a estados que son considerados red-states, por su mayoría republicana en otras elecciones (fundamentalmente presidenciales), mientras que otros 3 están situados en swing states, esos estados oscilantes que suelen decidir el resultado de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, frente a aquellos que vienen repitiendo un patrón de voto similar a lo largo de diferentes elecciones (Massachussetts o California son considerados estados demócratas, Wyoming o Utah estados sólidamente republicanos). En tanto estas elecciones no coinciden con elecciones presidenciales, en las que buena parte del voto demócrata se moviliza mucho, son muchos los analistas que dan por sentado que el partido demócrata perderá su mayoría en el Senado a costa de estos escaños ubicados, en su mayoría, en el sur o en estados del interior del país.

¿Por qué determinados candidatos demócratas al Senado como Mary Landrieu en Louisiana, Mark Pryor en Arkansas, Joe Rockefeller en West Virginia o Max Baucus en South Dakota siguen ganando elecciones en sus estados a pesar de que los candidatos presidenciales fracasan y en la Cámara de Representantes los demócratas sólo ganan en sus bastiones urbanos? Entre otros muchos factores, porque son capaces de desligarse de la política nacional, del mainstream político presidencial, y diferenciarse como defensores de los intereses de sus vecinos frente a la lealtad al partido.

Uno de los elementos distintivos de esa América sólidamente republicana, conservadora y mayoritariamente rural, no es otro que su devoción por la segunda enmienda. Es decir, por el derecho a portar y a utilizar armas de fuego. Como consecuencia de los últimos tiroteos, Obama y sectores más liberales del Partido Demócrata esperan pasar una legislación más restrictiva sobre la tenencia y el uso de armas, y, aparentemente, con una Cámara de Representantes dominada por los republicanos y con unos senadores demócratas de estados conservadores, tienen un problema.

Mi análisis es diferente: ante la imposibilidad de pasar medidas como esas por la Cámara (casi cualquier representante republicano de un distrito en el que el control de armas no sea importante podría estar tentado de apoyar al presidente en algo que una mayoría de ciudadanos apoyan, pero eso le supondría ser señalado por el Tea Party y un arduo enfrentamiento en primarias), tratar de hacerlo es un favor a estos senadores demócratas que intentan conservar sus puestos en 2014. La Casa Blanca sabe que no puede conseguir lo que quiere. Y los senadores demócratas de Montana, Carolina del Sur, Louisiana, Carolina del Norte, Arkansas y demás bastiones republicanos ganan puntos ante sus electorales al oponerse a esa legislación y decirle “no” al Presidente, tremendamente impopular en esos lugares. En 2014, con suerte, la mayoría conservan sus escaños, y, si hay cierta mejoría en las perspectivas demócratas para la Cámara de Representantes (poco probable, pero ese es otro tema), habrá otra oportunidad para hacerlo.

Pd: Supuestamente, las elecciones al Senado de 2012 también iban a ser un calvario para el Partido Demócrata. Pero ha resultado ser todo lo contrario. Otro día podemos rememorar los mejores momentos, patrocinados por la obstinación del Tea Party en nominar candidatos invotables.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Democracia mal entendida (y II)

Una vez más hoy podemos encontrar en la prensa iniciativas malintencionadas destinadas a confundir a la ciudadanía. La prensa y ciertos sectores, en lugar de (in)formar a la ciudadanía, nos dicen que la nueva alcaldesa de Madrid, la insufrible Ana Botella, es alcaldesa sin que hayan mediado los votos. Craso error.

Como ya decíamos en un post anterior, vivimos en un régimen político parlamentario que, con sutiles diferencias, se aplica, al menos, a los tres niveles político-administrativos más relevantes: los Gobiernos no se generan automáticamente a través del voto de los ciudadanos y ciudadanas, sino que intermedia un cuerpo de electos. Ello se da tanto en la elección del Gobierno Central, de los Gobiernos Autonómicos y de los Alcaldes y gobiernos municipales. Sólo las Diputaciones (esos zombies) y otras entidades locales tienen funcionamientos diferentes (con legitimación democrática de segundo orden, o indirecta). Básicamente: los ciudadanos y ciudadanas votan listas de representantes. Se cuentan los votos, y se proclaman los electos y electas tras aplicar la fórmula electoral (que permite convertir votos en escaños). Luego, por componendas internas de los partidos políticos (salvando el caso de los Ayuntamientos, de los que luego podremos hablar) y, con algunos requisitos en la mano, el grupo mayoritario de electos, por sí solo o mediante pactos, “nomina” a un candidato o candidata al poder ejecutivo, que es elegido o no. Cabe decir que la bancada mayoritaria, o la suma de unos diputados concretos, puede remover al que nombraron y poner a otro, siempre que se cumplan una serie de requisitos.

Así, por ejemplo, fue nombrado Presidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo. Suárez dimitió, y, sin mediación de elecciones (puesto que los 350 diputados del momento tenían toda la legitimidad y actuaban constitucionalmente), fue votado y elegido. Así, por ejemplo, salió elegido Rodríguez Sahagún como alcalde de Madrid, tras un grupo mayoritario de concejales electos firmar una moción de censura que acabó con otro insufrible alcalde de Madrid, Juan Barranco (y así desde entonces). Así, por poner otro ejemplo, es Presidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán, tras abandonar el Palacio de San Telmo Manuel Chaves para ser Vicepresidente del Gobierno de España (el PP se volvió loco pidiendo elecciones anticipadas, por cierto). Y, de la misma manera, así es como llegó al poder en Castilla y León Jesús Posada (actual Presidente del Congreso), tras irse José María Aznar a buscar el estrellato a Madrid en el seno de Alianza Popular/Partido Popular, sólo dos años después de ser elegido.

Y así ha sido con Ana Botella, alcaldesa por gracia de Ruiz-Gallardón Jiménez. Iba de número 2 en la lista presentada por el PP al Ayuntamiento de Madrid en las elecciones de mayo de 2011, tras haber ido en otros puestos en ocasiones anteriores, por lo que era evidente que suponía toda una declaración política de intenciones, máxime sabiendo que el Partido Popular iba a ganar las próximas elecciones generales y la cercanía del ya ex alcalde con Rajoy. La lista del PP cosechó un total de 756.952 votos, 100.000 votos más que las candidaturas del PSOE, IU y UPyD juntas. Nadie puede negar que esos ciudadanos refrendaron no sólo al alcalde, sino también a un anunciadísimo equipo, del cual Botella era la más que previsible sucesora. ¿Hubieran sido otros los resultados de haber sido cabeza de lista Ana Botella? Posiblemente. ¿Tanto como para que el PP no ganase las elecciones? Muy difícilmente. No hay evidencia empírica que pueda sostenerlo, más allá de la popularidad de Ruiz- Gallardón Jiménez. La cuestión es que el resultado es lo suficientemente abultado como para sustentar el resultado no sólo en la simpatía o la antipatía al cabeza de lista, sino a otros muchos elementos. Y ese es el único dato, salvo encuesta post-nombramiento de Botella que lo desmienta.

Es un mecanismo normal en sistemas políticos parlamentarios, que tienen reglas de sucesión y “recambio” de Ejecutivos por las relaciones de confianza entre estos y los Legislativos correspondientes. Decir que es antidemocrático o que hay que anticipar elecciones es, sencillamente, no tener ni idea de cómo funciona el sistema. O, si se tiene idea, querer confundir y sacar rédito político.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Irán como oportunidad

 

Los terribles hechos producidos en Irán contra la Embajada del Reino Unido no constituyen un fenómeno aislado de animadversión hacia lo occidental en dicho país. Pero el objetivo de esta entrada no es introducirse en las barbaridades que se comenten en dicho país (también contra su propia población civil., obviamente). Lo interesate es ver qué debería hacer la UE sobre este asunto.

Y yo voy a ser radical: creo que la UE debe promover una acción común en el marco de su Política Exterior y de Seguridad Común e instar a los gobiernos nacionales que tengan representaciones diplomáticas para que las cierren inmediatamente. El asalto a una Misión Diplomática sin que las fuerzas del orden del país que acoge la misión hayan podido/sabido/querido evitarlo es lo suficientemente grave para activar una de las famosas cláusulas que se nos vendieron como novedosas y ultrarelevantes del Tratado: La cláusula de Solidaridad.

¿Qué más prueba de necesidad de solidaridad y de unidad de acción necesitamos si no somos capaces de entender que un ataque a la Embajada de un Estado Miembro de la UE representa una amenaza contra los 27 y, por tanto, debe ser respondido, dentro de la legalidad, por los 27? Ciertos países no han pasado de hacer una llamada al Embajador iraní en su país, pero no es suficiente.

Es hora de ser coherentes y actuar coordinadamente, como se supone debemos hacer. Y no me sirve que haya sido un paso unilateral del Reino Unido: ellos han actuado lógicamente en defensa de un interés propio ante un ataque. Si queremos construir una Europa más unida y mejor, hoy tenemos un pequeño paso que dar, que siente, en el peor de los casos, un precedente moral. Es un pequeño paso para comenzar a construir una política exterior más coherente, unida y homogénea. ¿Lo veremos en estos días?

Publicado en Movimientos a seguir, Unión Europea | Deja un comentario