Obama y el control de armas como estrategia política para 2014.

Hoy he escuchado que Barack H. Obama, flamante presidente reelecto de los Estados aptopix-obama-connecticut-school-shooting.jpeg-1280x960Unidos, se encuentra con dificultades en el comienzo de su segundo mandato. Se referían a las dificultades que Obama va a tener para sacar adelante nueva legislación sobre el control de armas por la oposición de una Cámara de Representantes de mayoría republicana y por ciertos senadores demócratas sureños.

La cuestión es que en los medios de comunicación españoles, salvando contadísimas excepciones, se tiende a analizar la política estadounidense bajo los parámetros y el infumable prisma de la política española, lo que conduce a equívocos.

En España hay un continuum electoral-partidario que permite asegurar gobernabilidad a nivel estatal, como buen sistema parlamentario que es: hay elecciones generales, se elige el Congreso, y se vota un presidente bajo una férrea disciplina partidaria consecuencia del sistema electoral basado en listas cerradas y bloqueadas. Fin. Pero en Estados Unidos no sucede igual: que un Presidente de un partido gane las elecciones no significa que pueda mandar sobre el Legislativo, como a efectos prácticos ocurre en España. Ni mucho menos.

Obama ganó las elecciones de noviembre de 2012, aunque al Partido Demócrata no le fue igual de bien en todas las elecciones de ese día: si bien en el Senado mejoraron su posición (unas elecciones que muchos daban como favorables para los republicanos fueron todo lo contrario) en dos escaños, ampliando su mayoría, en la Cámara de Representantes no obtuvieron las ganancias netas necesarias como para dejar de ser minoría. En definitiva: el 113er Congreso comienza en una posición similar a la del 112º, con matices (menos peso del Tea Party en la Cámara y más demócratas liberales en el Senado).

2014 es otro cantar. No habrá elecciones presidenciales, pero se renovarán tanto la totalidad de la Cámara de Representantes como un tercio del Senado (más dos elecciones especiales derivadas de la renuncia de un senador republicano de Carolina del Sur y de la muerte del veterano senador Inouye, de Hawaii). De todos esos escaños del Senado a renovar, 21 son ocupados por demócratas y 14 por republicanos. La cuestión es que al menos 7 de los escaños en juego pertenecen a estados que son considerados red-states, por su mayoría republicana en otras elecciones (fundamentalmente presidenciales), mientras que otros 3 están situados en swing states, esos estados oscilantes que suelen decidir el resultado de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, frente a aquellos que vienen repitiendo un patrón de voto similar a lo largo de diferentes elecciones (Massachussetts o California son considerados estados demócratas, Wyoming o Utah estados sólidamente republicanos). En tanto estas elecciones no coinciden con elecciones presidenciales, en las que buena parte del voto demócrata se moviliza mucho, son muchos los analistas que dan por sentado que el partido demócrata perderá su mayoría en el Senado a costa de estos escaños ubicados, en su mayoría, en el sur o en estados del interior del país.

¿Por qué determinados candidatos demócratas al Senado como Mary Landrieu en Louisiana, Mark Pryor en Arkansas, Joe Rockefeller en West Virginia o Max Baucus en South Dakota siguen ganando elecciones en sus estados a pesar de que los candidatos presidenciales fracasan y en la Cámara de Representantes los demócratas sólo ganan en sus bastiones urbanos? Entre otros muchos factores, porque son capaces de desligarse de la política nacional, del mainstream político presidencial, y diferenciarse como defensores de los intereses de sus vecinos frente a la lealtad al partido.

Uno de los elementos distintivos de esa América sólidamente republicana, conservadora y mayoritariamente rural, no es otro que su devoción por la segunda enmienda. Es decir, por el derecho a portar y a utilizar armas de fuego. Como consecuencia de los últimos tiroteos, Obama y sectores más liberales del Partido Demócrata esperan pasar una legislación más restrictiva sobre la tenencia y el uso de armas, y, aparentemente, con una Cámara de Representantes dominada por los republicanos y con unos senadores demócratas de estados conservadores, tienen un problema.

Mi análisis es diferente: ante la imposibilidad de pasar medidas como esas por la Cámara (casi cualquier representante republicano de un distrito en el que el control de armas no sea importante podría estar tentado de apoyar al presidente en algo que una mayoría de ciudadanos apoyan, pero eso le supondría ser señalado por el Tea Party y un arduo enfrentamiento en primarias), tratar de hacerlo es un favor a estos senadores demócratas que intentan conservar sus puestos en 2014. La Casa Blanca sabe que no puede conseguir lo que quiere. Y los senadores demócratas de Montana, Carolina del Sur, Louisiana, Carolina del Norte, Arkansas y demás bastiones republicanos ganan puntos ante sus electorales al oponerse a esa legislación y decirle “no” al Presidente, tremendamente impopular en esos lugares. En 2014, con suerte, la mayoría conservan sus escaños, y, si hay cierta mejoría en las perspectivas demócratas para la Cámara de Representantes (poco probable, pero ese es otro tema), habrá otra oportunidad para hacerlo.

Pd: Supuestamente, las elecciones al Senado de 2012 también iban a ser un calvario para el Partido Demócrata. Pero ha resultado ser todo lo contrario. Otro día podemos rememorar los mejores momentos, patrocinados por la obstinación del Tea Party en nominar candidatos invotables.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s